Responsabilidad social empresarial

Responsabilidad social empresarial

La RSC también se puede llevar a cabo en las entidades de reducidas dimensiones

Cuando hablamos de responsabilidad social corporativa casi siempre la entendemos ligada al mundo de la gran empresa o las multinacionales. En 2xMil somos conscientes de que las empresas de todos los tamaños y, especialmente, las más pequeñas y en contacto con la realidad de las necesidades de sus clientes y proveedores, han de tener un papel fuertemente transformador de nuestra sociedad, ya que la RSC debe construirse desde la base de la participación social.  

En estas empresas éticas, con nuevos esquemas de valores, la acción medioambiental va unida al crecimiento económico, sin basarse en la economía especulativa, sino en la real. Porque a través de las empresas también se puede crear un mundo mejor

¿Qué mundo nos gustaría dejar a nuestros hijos? 

Todas y todos somos responsables de lo que hacemos y de sus consecuencias. Cuando hablamos de responsabilidad social empresarial nos estamos refiriendo a la responsabilidad que tenemos las empresas a la hora de asumir las consecuencias de nuestros propios actos, que no siempre son del mismo tipo, sino que dependen de qué efectos tengan y a quién o a qué perjudiquen.

La RSE puede ser de varios tipos:

  • Responsabilidad medioambiental:todas las actividades de la empresa tienen un impacto sobre el medio ambiente. Desde la obtención de materias primas hasta la distribución de los productos, pasando por su fabricación. Para ser responsable a nivel medioambiental hay que optimizar en lo posible los recursos utilizados y tratar de minimizar el impacto con, por ejemplo, medidas de ahorro energético.
  • Responsabilidad comunitaria:las empresas están enmarcadas en un entorno social y comunitario que se puede beneficiar con su actividad si estas toman conciencia de su importancia. Si las empresas contribuyen al desarrollo positivo de las comunidades en las que se encuentran, la empresa también se ve beneficiada: mejora su imagen pública, su prestigio comunitario se incrementa y su entorno social más inmediato se torna en un sólido aliado.
  • Responsabilidad respecto al mercado:los clientes son uno de los actores más directamente afectados por la actividad de las empresas. Es responsabilidad de las empresas mantener estándares de calidad en sus productos y servicios, aportando políticas de transparencia para que el mercado tenga plenas garantías de ello.
  • Responsabilidad respecto al puesto de trabajo:tras las empresas, ante todo, lo que encontramos son personas. Medidas encaminadas a conciliar el trabajo y la familia, ofrecer cursos y actividades de formación, reducir las horas extra o mantener un trato cordial y respetuoso en todos los aspectos son medidas empresarialmente responsables.