Panorama (del griego “pan”, todo, y “horama”, vista) palabra que define a un tipo de imagen que la distingue de las demás por su amplio campo de visión. Plana, cilíndrica, esférica entre otras, son diferentes tipos de proyecciones de imagen panorámica. En la actualidad el concepto “360º” ya no es extraño para nadie, compañías como Google o Microsoft apuestan por esta tecnología para mostrar las calles de las ciudades, edificios emblemáticos, etc., mediante aplicaciones como StreetView basadas en panoramas esféricos. Lo que hasta hace unos pocos años era minoritario ahora se está convirtiendo en un estándar. 

¿Por qué? Si el refrán dice: “una imagen vale más que mil palabras”, ¿cuántas palabras vale una imagen esférica?. Una imagen esférica sitúa al espectador en el centro, desde el cual puede contemplar su entorno en todas las direcciones, como si realmente estuviese allí.  ¿Le gustaría que su cliente fuera el centro de su negocio?. La fotografía esférica es el mejor recurso para mostrar las instalaciones de su empresa.  Desde su Web o presentación multimedia con los nuevos sistemas de visualización para ordenador y telefonía móvil hará llegar su negocio a cualquier lugar del mundo.


 


 


Espacios 360º

¿Qué es la fotografía panorámica?

Las fotografías panorámicas son, tal como su nombre lo indica, fotografías que permiten apreciar una mayor porción de una escena que una fotografía normal. El secreto de este tipo de fotos es la proporción de su encuadre ya que permite trasmitirle al observador la sensación de inmensidad y de lugar, de un modo muy eficiente y casi imposible de lograr utilizando otros encuadres.

Lograr este tipo de fotografías no te resultara muy difícil, aunque como toda técnica, tiene sus secretos. A continuación te iré nombrando algunos de ellos y la forma en que podrás sacarles el máximo provecho.

El encuadre

Gracias a sus proporciones tan “alargadas”, es decir que el ancho de las fotografías es mucho mayor que su altura, este tipo de fotografías resultan muy agradables al ojo humano. Pero ¿Cómo lograr tales proporciones?

Lograr este tipo de encuadres es posible utilizando dos técnicas totalmente opuestas:

1-Mediante una sola fotografía: este método consiste en recortar una fotografía de proporciones “normales” en su altura hasta lograr que sus proporciones sean las adecuadas de una fotografía panorámica (ancho mucho mayor que el alto). Para hacerlo deberás recortar en el ordenador la fotografía de manera horizontal tal como veras en el siguiente ejemplo:

Para poder logar los mejores resultados, es fundamental que tengas bien claro el resultado que quieres lograr en la fotografía final. ¿Por qué? Porque re encuadrar una fotografía de proporciones normales para transformarla en una panorámica requerirá que compongas la fotografía de un modo diferente.

2-Mediante múltiples fotos unidas (Stitching): este método consiste en tomar una secuencia de fotografías levemente superpuestas con el fin de retratar una escena completa que resulte mucho más ancha que alta (panorámica). Una vez tomadas las fotografías, mediante algún programa en el ordenador (o función dentro de tu cámara si es que esta lo permite) deberás unirlas para lograr una gran fotografía panorámica.

La principal diferencia entre ambos métodos es: la calidad final. Si bien en ambos se logra la sensación de lugar trasmitida gracias al encuadre panorámico, la fotografía realizada uniendo varias tendrá una calidad mucho mayor que aquella en que solo se recortó una fotografía de encuadre “normal”.